Hvar. Secretos de Croacia

Tras el glamour, la ostentación y el turismo masivo: Hvar, la isla bipolar.

Hvar es una de las más de mil islas que bañan el Adriático en su vertiente dálmata, y también es una de las más grandes y conocidas. Los pueblos de Hvar, Stari Grad o Jelsa son famosos entre el turismo de yate por combinar glamour con antigüedad. Pero no os voy a hablar de esta cara de la luna que aparece en todas las guías, os hablaré de su lado oculto.


Y es que si le ponemos imaginación esta isla tiene forma de media luna, vale, tal vez mucha imaginación… En el oeste tenemos estos tres pueblos, los más habitados, y las paradisíacas islas Pakleni. Una vida orientada al mar y al turismo. Cuando la isla se estrecha, tenemos en el este, 50 km de montaña insular, donde la vida transcurre alrededor de esta única calzada a espaldas al mar. Un ambiente totalmente rural y… ssshhhh un secreto bien guardado.

En esta zona encontraremos pueblos fantasma, pequeños pueblos que se visitan en 2 minutos, una población de 70 años de media, playas secretas, caminos agrestes y una carretera en muy mal estado que lo une todo.

Y es realmente fantástico, buscadores de lo “auténtico”. Parece que el tiempo transcurra a otro ritmo. En este lado de la luna hay paz, armonía y… porqué no decirlo, un poco de miseria. Aún así, es el paraíso del turismo rural, del amante de las mountain bikes y del enoturista. Es un placer degustar los vinos, aceites, aceitunas y quesos de las bodegas familiares que te vas encontrando en el camino. También es un placer alojarte en un “sobe” al ladito del mar en una playa donde no llega el asfalto y donde no hay electricidad.

La lavanda da, igual que el mar, color y perfume a esta tierra.

La mejor forma de llegar es por Sucuraj, el pueblo más meridional, desde Drvenik en un ferry de recorrido precioso de 30 minutos. Sino, también se puede llegar en ferry desde Split o Ancona a Hvar, pero el precio, el tiempo de recorrido y la dificultad ya son considerablemente mayores. Alojarte en un “sobe” a lo Robinson Crusoe o en un camping son las mejores opciones, particularmente yo disfruté mucho de mi estancia en el Phara Hostel.

No recomiendo llegar sin vehículo propio, solo hay un autobús diario que une la isla. Los mejores secretos los encontrarás lejos del asfalto, donde un coche normal puede transitar pero yendo con cuidado. No olvides visitar el pueblo fantasma de Humac ni su espectacular mirador indicado desde la iglesia. Verás toda la isla y media Croacia al fondo.

Consulta la ruta para visitar Croacia en coche.

El lado oculto de Hvar es un precioso lugar para disfrutar los secretos que se desvelan tras cada curva de la carretera. Es un lugar para perderse, explorar, para degustar, contemplar, para meditar y descansar.

El Lado oculto de Hvar

Visita: http://www.hvar-adventure.com

2 comentarios

  1. Pingback:Consejos para viajar a Croacia en coche | Secretos de Europa

  2. Pingback:Consejos para viajar a Croacia en coche - Secretos de Europa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *